• Esta valoración, realizada en la Unidad de Diagnóstico y Terapias, incluye variables clínicas, analíticas, neuroanatómicas, cognitivas, funcionales y conductuales al mismo tiempo que fomenta el diagnóstico precoz
  • Entre las terapias llevadas a cabo en el primer semestre del año, han tomado especial protagonismo las de estimulación cognitiva, orientación a la realidad y reminiscencia
  • Próximamente, se incluirán sesiones con familiares de asesoramiento en temas de incapacidad y dependencia, prevención de situaciones de riesgo y abordaje no farmacológico en el domicilio

 

Cuando una persona visita la Unidad de Diagnóstico y Terapias de Sanitas Residencial el primer paso es la realización de una exploración integral geriatra-neuropsicológico para determinar si sufre alguna demencia, qué tipo de demencia se padece, y en qué grado de severidad o estadio de la enfermedad se encuentran.

Con esta exploración se realiza una evaluación conjunta del geriatra y neuropsicólogo, incluyendo el análisis de las variables clínicas, analíticas, neuroanatómicas, cognitivas, funcionales y conductuales. El protocolo diagnóstico incluye, en la mayor parte de los casos, las pruebas de neuroimagen y una analítica específica de deterioro cognitivo.

Gracias a los resultados de esta exploración inicial, el equipo multidisciplinar de la Unidad determina si es oportuno realizar una serie de pruebas diagnósticas así como la necesidad de acceder a las terapias más especializadas y adaptadas a la situación de la persona.

Desde que Sanitas Residencial abrió la primera Unidad de Diagnóstico y Terapias, se han recibido a personas de entre 65 a 94 años, mayoritariamente mujeres, a las que se les ha diagnosticado estadios iniciales de la enfermedad de Alzheimer. También se ha registrado algún caso de deterioro cognitivo de perfil vascular y demencias por cuerpos de Lewy.

Además, en los últimos seis meses, se han realizado todo tipo de terapias relacionadas con la estimulación cognitiva, orientación a la realidad, reminiscencia o musicoterapia. Próximamente, en la Unidad de Diagnóstico y Terapias también se impartirán sesiones con familiares de asesoramiento en temas de incapacidad y dependencia, abordaje no farmacológico en el domicilio, conocimiento de la enfermedad y de su evolución, prevención de situaciones de riesgo, etc.

Así, este proyecto pionero en España ofrece un servicio rápido y unificado en un solo centro. Con su puesta en marcha, Sanitas Residencial cubre tres aspectos básicos: métodos diagnósticos innovadores, consulta con un médico geriatra especializado y acceso a un primer estadio de tratamientos no farmacológicos a través de un abordaje neuropsicológico.

De esta forma, y en colaboración con el Centro de Atención Integral al Deterioro, en la Unidad de Diagnóstico y Terapias se ofrece un Programa de Estimulación Cognitiva centrado en aspectos como:

  • Sesiones grupales: las sesiones se realizan en grupos reducidos entre personas con características similares en términos de edad, nivel educativo y estadio de la enfermedad. El objetivo de este tipo de terapia es evitar la apatía y el aislamiento social, favoreciendo un mejor estado anímico.
  • Trabajo en el domicilio: para dar continuidad a las terapias, las personas con deterioro cognitivo podrán realizar en sus domicilios una serie de ejercicios adecuados a sus capacidades que implicarán no más de una hora. El objetivo es fomentar una rutina diaria relacionada con la estimulación cognitiva.

Con este programa se persigue el mantenimiento de las capacidades cognitivas y su nivel de independencia durante el mayor tiempo posible así como una mejora de la calidad de vida de la persona pero también de los familiares.

Promover el diagnóstico precoz de las demencias
Uno de los principales problemas a la hora de diagnosticar la demencia es que está muy extendida la idea de que el envejecimiento conlleva la pérdida de las capacidades cognitivas hasta el punto de interferir en sus actividades diarias.

Según el Informe Anual sobre el Alzheimer 2011 realizado por Alzheimer´s Disease International (ADI), hay 36 millones de personas en todo el mundo que viven con demencia, de los cuales hasta un 75 por ciento no han sido diagnosticados y por lo tanto no pueden beneficiarse del tratamiento oportuno para conseguir frenar los síntomas.

Realizar un diagnóstico precoz de las demencias es una de las principales claves para conseguir ralentizar la enfermedad y poner en marcha el tratamiento adecuado. De este modo, permite iniciar los tratamientos disponibles tanto farmacológicos como no farmacológicos al comienzo de la enfermedad, ofreciendo mejores resultados y enlenteciendo el proceso.

Los mejores cuidados en personas con demencia
Desde hace tres años, Sanitas Residencial ofrece en cada uno de sus centros un Programa de Atención a Personas con Demencia con el fin de ofrecer los mejores cuidados a las personas que padecen este tipo de patologías.

El programa incluye una formación especializada en demencias dirigida a todos los empleados de Sanitas Residencial, la habilitación de los espacios físicos a las necesidades de los residentes y el desarrollo del día a día de estas personas con un exhaustivo programa de actividades adaptadas.

Uno de los principales objetivos de Sanitas Residencial es ofrecer un trato personalizado a los residentes y los cuidados más individualizados. Este tipo de asistencia es fundamental en las personas mayores, más aún cuando estas padecen alguna demencia, circunstancia que cada vez es más habitual en la sociedad.