• La adopción de rutinas de higiene y cumplir con el calendario indicado de visitas al dentista, claves para una boca sana y bonita en 2017
  • Las personas que tienen una buena prevención invierten una media de 200 euros al año en el dentista, mientras que aquellos que no invierten en esta prevención se gastan en el tratamiento dental entre 800 y 1.000 euros anuales

Los excesos propios de la Navidad pasan factura también en nuestra salud bucodental. El consumo de alimentos y bebidas azucaradas aumenta notablemente los niveles de ácido que dañan los dientes, por eso es importante hacer el propósito de mantener unos buenos hábitos de higiene bucodental con la entrada del nuevo año.

“El nuevo año, como época de propósitos, es una época idónea para fijarse el objetivo de conseguir una boca sana y bonita, lo que ayuda a mejorar la autoestima y también la salud general”, comenta Patricia Zubeldia, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental. Zubeldia señala los seis consejos a seguir para mantener una sonrisa diez en 2017:

  • Una dieta saludable, que incluya zumos, frutas, verduras y agua abundante, ayuda a prevenir patologías orales.
  • Cumplir con la rutina básica de higiene diaria: cepillar los dientes tres veces al día, después de cada comida e incorporar la seda y enjuague dental como elementos básicos.
  • Como norma general, acudir al dentista al menos dos veces al año.
  • Conocer y cumplir los cuidados específicos de cada etapa de la vida, en especial en el caso de niños, mujeres, embarazadas o personas mayores.
  • En caso de haber descuidado la salud bucodental, aprovechar el nuevo año para acudir al especialista para, a partir del diagnóstico, cumplir con el tratamiento adecuado.
  • Apostar por una sonrisa bonita, a través de tratamientos estéticos, como parte de una sonrisa sana.

Como principal motivación para comprometerse con este propósito, Patricia Zubeldia remarca los grandes beneficios que reporta mantener unos buenos hábitos de salud bucodental en comparación con el esfuerzo de poner en práctica pequeñas medidas de higiene bucal.

“Se estima que las personas que tienen una buena prevención invierten una media de 200 euros al año en el dentista, mientras que aquellos que no invierten en esta prevención se gastan en el tratamiento dental entre 800 y 1.000 euros anuales”, señala Zubeldia. “La prevención en material de salud bucodental requiere acudir con asiduidad al dentista y no solo tiene implicaciones en el mantenimiento de la salud bucal, sino también en la economía del paciente, ya que cuanto más tardemos en acudir a la consulta, más probabilidades tenemos de necesitar tratamientos más largos y costosos”, añade Zubeldia.

Camino por recorrer en la correcta higiene bucodental de los españoles
En el año que dejamos, la población española no solo no mejoró sus hábitos de higiene y salud bucodental, sino que los empeoró, según datos del Estudio de Salud Bucodental Sanitas 2016. Según el último informe de Sanitas Dental, pese a que el 87,8% de los españoles se muestra preocupado por el estado de su salud bucodental, solamente 4 de cada 10 se cepillan los dientes tres veces al día, solo un 4,9% emplea seda dental después de cada comida y apenas 1 de cada 10 usa el enjuague dental con la misma frecuencia.

La higiene bucodental es cuestión de hábitos y gracias a ella se puede evitar la aparición de infecciones como las caries y la periodontitis. En el caso de tratamientos más complejos “como ortodoncias o implantes, también merece la pena el esfuerzo y salvar los obstáculos más habituales como el miedo al dentista o el desembolso económico. Es una inversión y un esfuerzo a corto plazo para resultados a muy largo plazo tanto en la salud física como en el bienestar emocional”, añade la especialista.