• El 89% de los centros de la red de Sanitas Mayores ya han sido acreditados como libres de sujeciones 
  • Nueve de cada diez residentes de la compañía son cuidados sin sujeciones 

Madrid, 14 de febrero de 2019. La Confederación Española de Organizaciones de Mayores, CEOMA, ha otorgado las acreditaciones de las residencias de Sanitas en Las Palmas y Valladolid de centros ‘libres de sujeciones’, ya que estos centros residenciales cuidan a sus residentes sin sujeciones físicas.

“Nos hemos volcado en el proyecto con la convicción de que eliminar los métodos de sujeción es la única vía de ofrecer la mejor atención posible. Para ello, hemos hecho un gran esfuerzo en la formación de nuestros profesionales y en el seguimiento personalizado de cada residente. Un proceso donde la implicación del equipo y de las familias ha sido clave”, afirma Pedro Cano, director de Innovación Médica de Sanitas Mayores y líder del grupo de trabajo global de Bupa de atención a personas con demencia. Para conseguir los objetivos del programa de atención a personas con demencia de Sanitas Mayores, se han impartido más de 60.000 horas de formación en este campo a 7.395 profesionales.

La acreditación externa realizada por CEOMA es un valor diferencial clave dentro del proyecto ‘Por una residencia sin sujeciones’ con el que Sanitas Mayores ha sido precursora en la implantación de un modelo sin sujeciones. En palabras del presidente de CEOMA, Juan Manuel Martínez Gómez, “CEOMA ha sido pionera en España en la eliminación de las sujeciones desde hace quince años con el programa ‘Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer’. La eliminación de sujeciones físicas y farmacológicas, se consigue no solo por una buena cualificación y competencia de los profesionales sino por una especial sensibilización y formación de los mismos”.

Por su parte, el director del Programa Desatar, Antonio Burgueño, ha expresado un gran agradecimiento a Sanitas Mayores por su apuesta, ya que ha contribuido a demostrar que es posible trabajar sin sujeciones y que, cuando esto se logra, todos ganan, también los profesionales, que se mostraron muy satisfechos de su trabajo.

Más del 99% de los residentes de Sanitas Mayores son cuidados a diario sin sujeciones

Hasta hace poco, el uso de sujeciones, tanto físicas como farmacológicas, ha estado normalizado en la atención de determinadas patologías, en especial para evitar el riesgo de caídas. Sin embargo, se ha demostrado que son mayores los perjuicios que los beneficios que se desprenden de su uso. Eliminar las sujeciones no incrementa el riesgo de lesiones por caídas y, sin embargo, mejora la situación médica y psicológica; esta es la principal conclusión que se extrajo de la investigación “Reducción de Sujeciones Físicas en Residencias” realizada en 2014 por Sanitas Mayores y la Fundación Maria Wolff entre 7.657 mayores de sus residencias.

“Se da un ligero incremento no significativo de las caídas tras eliminar las sujeciones, pero las caídas con consecuencias disminuyen. Los beneficios, sin embargo, son múltiples. Se da una menor incidencia de osteoporosis y un mejor mantenimiento de la masa muscular. Además, los residentes manifiestan menos dolores y molestias y están más contentos y tranquilos, lo que supone una mejora en el ambiente general de los centros”, comenta Pedro Cano.

Estas dos renovaciones se suman ahora al proyecto de la compañía que ya ha certificado el 89% de sus centros como “libre de sujeciones”. A finales del primer trimestre de 2019 Sanitas Mayores contará con dos nuevas residencias libres de sujeciones más, lo que hará un total de 43 centros libres de sujeciones. En la actualidad, nueve de cada diez residentes de Sanitas Mayores son cuidados sin sujeciones. La media española sitúa el uso de sujeciones en torno al 12%, según la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (AESTE), que engloba a los principales operadores del sector residencial.