• Fundación Sanitas es el principal promotor de esta disciplina, que cuenta con el apoyo de organismos como el Consejo Superior de Deportes, el Comité Olímpico Español y el Comité Paralímpico Español
  • Además, lleva a cabo una importante labor de investigación, formación y concienciación social
  • El Manifiesto por el deporte inclusivo es un decálogo que sienta las bases para el desarrollo de esta actividad en igualdad de condiciones

El deporte inclusivo es la práctica de deporte de manera conjunta entre personas con y sin discapacidad. Para ello en ocasiones es necesario la aplicación de reglas adaptadas, así como el empleo de materiales acordes a esta situación. Se trata, por tanto, de un paso más en la igualdad y respeto de todos los colectivos.

Fundación Sanitas es uno de los organismos que más ha apoyado esta práctica, ya que lleva más de 20 años promoviendo la salud y la innovación social. “Desde su origen, en Fundación Sanitas hemos apostado por el deporte como forma de crear conciencia social en torno a la inclusión. Estamos muy comprometidos con este cometido y creemos que esta es la única forma en la que, algún día, la sociedad será capaz de funcionar”, explica Yolanda Erburu, directora general de Fundación Sanitas.

El proceso de adaptación del deporte al ámbito de la inclusión requiere de una importante labor de investigación. De esta forma, en 2010 nació la Cátedra Universidad-Empresa Fundación Sanitas de Estudios sobre Deporte Inclusivo, gracias a la colaboración entre Fundación Sanitas y la Universidad Politécnica de Madrid.

Esta cátedra está especializada en el análisis académico y científico de los procesos de inclusión en el deporte, por lo que basa su actividad en la elaboración de reglamentos adaptados, así como en la formación a docentes y técnicos con el fin de sensibilizar al conjunto de la sociedad acerca de la práctica deportiva inclusiva. Gracias a su labor, en la actualidad ya son varias las disciplinas que cuentan con campeonatos de España inclusivos en edad escolar, entre ellas natación, atletismo (pista y campo a través), triatlón, tenis de mesa, bádminton, judo, baloncesto en silla de ruedas y rugby.

“Esta manera de practicar deporte no es solo justa y abierta a todos, sino que resulta también muy positiva para el bienestar físico y mental, en especial de las personas con discapacidad que, de manera tradicional, han contado con menos recursos para poder acceder a este tipo de actividades”, explica Javier Pérez, director de la Cátedra Fundación Sanitas de Estudios sobre Deporte Inclusivo. Prueba de ello es el éxito que muestra la Semana del Deporte Inclusivo, durante la cual se combinan actividades teóricas y prácticas en torno al deporte, la discapacidad y la inclusión, y que ya ha celebrado diez ediciones.

Próximo paso, los I Juegos Inclusivos

Como parte de este proceso Fundación Sanitas, junto al Consejo Superior de Deportes, el Comité Olímpico Español y el Comité Paralímpico Español están organizando los I Juegos Inclusivos, que tendrán lugar en el último trimestre de 2021.

“Este es el último escalón de una larga trayectoria que comenzó hace más de diez años con la creación de la Alianza Estratégica por el Deporte Inclusivo. Gracias a este acuerdo son muchas las competiciones que se han podido realizar de manera inclusiva, y los I Juegos Inclusivos son el culmen de este trabajo. El año que viene podremos disfrutar de los mejores deportistas de nuestro país compitiendo de manera inclusiva”, continúa Yolanda Erburu.

“Junto a este acuerdo elaboramos el Manifiesto por el deporte inclusivo, un decálogo que nos recuerda a organismos y deportistas en qué consiste esta disciplina y por qué es tan importante protegerla y llevarla a su máxima expresión”, concluye Javier Pérez.

Manifiesto por el deporte inclusivo

  1. Todas las personas con discapacidad tienen derecho a una educación física adecuada, a la práctica deportiva, la salud, el bienestar físico y mental, la integración, el ocio y las posibilidades profesionales que ofrece el deporte.
  2. Los niños y las niñas con discapacidad tendrán una adecuada educación física desde las edades más tempranas.
  3. Los niños y las niñas con discapacidad tendrán acceso a la práctica del deporte junto con otros niños sin discapacidad, y mejorar así su salud y condición física, además de su calidad de vida e integración social.
  4. Los colegios y centros educativos dispondrán de profesores formados e instalaciones adaptadas para la enseñanza y práctica inclusiva del deporte de los alumnos con y sin discapacidad.
  5. Las ciudades dispondrán de instalaciones deportivas adaptadas y accesibles para la práctica conjunta de deporte.
  6. Las federaciones deportivas harán sus mejores esfuerzos para adaptar sus reglamentos y competiciones para permitir la práctica inclusiva de deporte.
  7. Se crearán competiciones inclusivas en todas las categorías, empezando desde las edades más tempranas.
  8. El deporte inclusivo estará presente en los medios de comunicación social y las redes sociales.
  9. Las administraciones públicas normalizarán e impulsarán la práctica del deporte inclusivo.
  10. Se promoverá que el parlamento español respalde el deporte inclusivo en sus diversas iniciativas legislativas.