22 Oct 2018

Una pirámide de población cada vez más envejecida y el aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas son dos de los grandes retos que afronta la sociedad en la actualidad. Dos de cada diez españoles tienen más de 65 años y seis de cada diez adultos en España presentan algún tipo de enfermedad crónica, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Estos datos suponen un importante desafío de gestión sanitaria. Según un informe realizado por Accenture, el incremento de enfermedades crónicas es una de las razones de la creciente demanda de servicios sanitarios. De hecho, un 5% de pacientes crónicos, con el nivel más elevado de riesgo, genera el 48% de las consultas médicas y el 33% de los gastos generales. Por otro lado, el sistema se enfrenta también a un reto económico; un informe elaborado por ESADE señala que el sistema sanitario español necesitará invertir entre 32.000 y 48.000 millones de euros para hacer frente a estos retos entre 2015 y 2025.

Las iniciativas de promoción de la salud en el entorno laboral contribuyen a afrontar este reto

Esta situación no supone un reto tan solo para la administración pública, sino que también las empresas, como agentes sociales, han de responsabilizarse de la gestión del desafío que suponen el envejecimiento y el aumento de las enfermedades crónicas.

Es necesario que las compañías diseñen estrategias que fomenten hábitos de vida saludable entre sus empleados. “La implantación de iniciativas de promoción de la salud en el entorno laboral es una vía muy interesante para sentar las bases necesarias para que este envejecimiento sea activo y saludable. Además, el diseño de planes de este tipo puede ayudar a la prevención del desarrollo de enfermedades crónicas”, afirma Yolanda Erburu, directora de Comunicación, RSC y Fundación Sanitas.

De este modo, Sanitas pone a disposición de sus empleados Sanitas Smile, un programa de promoción de hábitos de vida saludable en el trabajo. Smile pone a disposición de los trabajadores de Sanitas una amplia gama de recursos y actividades como programas asistidos de ejercicio físico, participación en carreras populares y torneos, talleres de nutrición y relajación, fisioterapia, asesoramiento psicológico, menús saludables, planes para dejar de fumar, campañas informativas, etc.

Por otro lado, y también con la finalidad de concienciar sobre la importancia de fomentar hábitos de vida saludable desde las empresas, en 2015, Sanitas puso en marcha el movimiento Healthy Cities. En 2018 se celebra la cuarta edición de este proyecto, con la participación de más de 40 empresas. Más de 160.000 empleados están llamados a participar en el reto de 2018, que es realizar al menos 10.000 pasos al día, tal y como recomienda la OMS. Si se consigue, Healthy Cities colaborará en la regeneración de una zona incendiada en la Sierra de Gredos a través de la donación de árboles. Además, Sanitas realizará una donación a la Fundacion Española del Corazón para impulsar entornos saludables en las ciudades.

“Todos tenemos que comprometernos con el cuidado de nuestra salud, pero las compañías hemos de ponerlo fácil”, apunta Erburu.